Mostrando entradas con la etiqueta Traffic Center. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Traffic Center. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de agosto de 2012

Las cosas que me enamoran de Caracas...


Caracas desde el helicóptero 
de Traffic Center 

A Patricia Rosas Godoy.
Simplemente GRACIAS!! 

Lloré. Y no me da vergüenza decirlo. Ver a Caracas desde arriba. Así, en todo su esplendor, fue íncreible. Y ante eso no se puede reaccionar de otra manera. ¡Hay que llorar!
No sentí vértigo (cosa extraña en mí). Lo que tenía era una emoción indescriptible. Cuando despegas y comienzas a mirar hacia abajo, Caracas se te devela como una ciudad inofensiva, pero a la vez inquieta. Desde arriba todo es silencio. Pero el movimiento de la ciudad se muestra indetenible.
Sus vías parecen a lo lejos venas, por donde circulan cantidades inumerables de carros que le dan ese dinamismo propio de las grandes urbes. El distribuidor La Araña se ve como un mounstruo que extiende sus extremidades para dominar un área de la ciudad. Y decir, aquí estoy yo. 
Desde arriba, la obra de Carlos Raúl Villanueva se magnifica. Allí es cuando reconoces que no hay nada más hermoso en Caracas que la Ciudad Universitaria. Descubres que el Jardín Botánico y el Parque Los Caobos le regalan a Caracas un verdor que sólo se percibe desde el aire. Y admites, desde allí, que el espectáculo de luces que nos regala la fuente de Plaza Venezuela no tiene nada que envidiarle a Montjuich

Distribuidor La Araña


El Ávila se muestra como un inmenso músculo verde que intenta proteger la ciudad a toda costa, en un gesto casi maternal. Desde arriba, puedes percibir sus entrañas, sus cascadas, sus pliegues, su magnitud. Pero sobre todo, su belleza. Y al estar tan cerca del cielo, no te queda más que agradecer por las bondades naturales que tiene esta ciudad.


Ya me lo decía Renato Yánez, antes de subir: volar en helicóptero es increíble. Pero nada como hacerlo en Caracas... Y bien tenía razón. Sobrevolar la ciudad fue descubrir otro de sus ángulos. Admirarla. Detallarla. Y eso no te puede despertar otra cosa más que apego y ganas de llorar. 

Mirelis Morales Tovar
@mi_mo_to