viernes, 5 de abril de 2013

Las cosas que me gustan hacer en Caracas...



Los días sexys del Cine Urdaneta
Vamos a sincerarnos. ¿Quién no sintió alguna vez curiosidad por entrar al antiguo Cine Urdaneta? Por seis años trabajé en la famosa esquina Puente Nuevo a Puerto Escondido y casi todos los días me tocaba pasar por al frente del cine porno para ir a mi trabajo. Juro que me encantaba ver los títulos de las películas e, incluso, llegué a memorizarme algunos que me marcaron: Lily, la insaciable. Confesiones eróticas de un cartero y las reporteras del sexo. ¡Ja! 

Los lunes eran impresionante ver la cola de “cinéfilos” para aprovechar la función a mitad de precio. Los hombres solían aparentar que leían el periódico y subían el ejemplar lo más que podían para taparse la cara. Esos no me impresionaban. Lo más insólito era ver a parejas tomadas de manos haciendo la cola para entrar a la función. Y yo imaginaba cómo había sido esa invitación: ¿mami, quieres ir al cine? Jeje. 

Tanto di, que un día me atreví a hacer mi colita. No me acuerdo del nombre de la película. Creo que, en estos casos, es lo de menos. Yo sólo quería vivir la experiencia de entrar al Urdaneta. Recuerdo que al llegar a la taquilla, una mano te hacia entrega del ticket por el orificio del vidrio. Ni “Buenos Tardes”, ni “Disfrute su función. Nada. Lo que le daba un aire de clandestinidad a este plan de ir al cine. Al entrar a la sala, luego de pasar por un gran hall llenó de afiches de películas porno, me esperaba una toma de sexo oral en primerísimo primer plano. ¡Vaya!




Quise sentarme lo más rápido posible para no incomodar a los espectadores, que debían estar de lo más concentrados. Pero, por lo visto, todos estaban pendientes de quien entraba o quien salía, porque más de una cara se volteó al sentirme llegar. Quizás esperando compañía. No sé. Lo cierto es que habiendo bastante espacio en la sala, un caballero se sentó a mi lado y otro se sentó a un lado de mi valiente acompañante. ¡Se encendieron mis alarmas!

Tras unas tomas más de sexo oral y afines, mi vecino comenzó a tocarse y el vecino de mi acompañante también. ¡Caramba, se emocionaron! ¡Vámonos de aquí! -Permiso, caballeros. Muchas gracias, sigan en lo suyo, nosotros nos vamos. Antes de salir, me detuve a preguntarle al vigilante por el “mito urbano” de aquellos famosos balcones de señoritas que supuestamente existían en ese cine: - Ayy, joven, me dijo muy respetuoso. Están cerrados porque no hay vigilantes que los cuide. Pero si usted quiere, se puede quedar por aquí y yo vigilo que nadie los moleste. Jeje –Gracias, señor. La verdad creo que no entendió lo que le quise decir, pero tampoco le iba a dar largas. 

Luego de esa experiencia, no volví más al Cine Urdaneta. Hasta hace unos meses, que fui a ver cómo había quedado su remodelación o su transformación a lo que es actualmente el Cine Aquiles Nazoa. ¡El cambio es del cielo a la tierra! La verdad, quedé gratamente sorprendida. Lo que más me gustó, más allá de lo bien que quedó la sala, es que hayan conservado los afiches de las películas porno y hayan adornado con ellos las paredes para recordar la etapa más sexy de ese recinto.



¡Vayan! Y comprueben por ustedes mismos, la transformación de este espacio. Hay funciones todos los días a las 4pm y a las 6pm. Pueden tomar el autobús identificado con el logo del Cine Aquiles Nazoa en la estación El Silencio que los dejará en la puerta del teatro y los recogerá al final de la función, completamente gratis. Les sugiero revisar la programación en la web del Gobierno del Distrito Capital y planificar su salida al cine. Vamos a darle una oportunidad. El Centro también tiene lo suyo.

Mirelis Morales Tovar
@mi_mo_to
Fotos: Cadena Capriles  


4 comentarios:

  1. chateando en web de la cole me comentó un amigo sobre esto y dice que si bien sube un poco la diversion de caracas, medio como que baja la calidad de gente, por que antes para ir a un cine la gente se ponía traje, se vestian todos bien, ahora van a ver este tipo de peliculas y se toquetean ahi sin importar nada, delante de cualquiera.
    Ahi van los mismos tipos que ven una muchacha en la calle y le dicen "hayyy cosssssita rica ven paqui mamia ahhhhhhhh cosita aaaahhhhh" es un asco jajahaaaaaa

    ResponderEliminar
  2. Hola Mirelis, qué chévere tu blog. Lo acabo de conocer por medio de Urbanimia, otra página que también acabo de conocer hoy. Es genial que haya gente que sí vea a Caracas como una metrópolis con infinidad de actividades y cosas que hacer y además compartan esa información. Muy chévere la reseña sobre tu visita al Cine Urdaneta jajaja, de verdad que fue muy gracioso el como te tocó salir. Muy osado de tu parte el haber ido, pero sin embargo queda como una gran anécdota para contar. Saludos, y gracias por la labor de este blog tan bueno.

    ResponderEliminar
  3. pero ya no tienen películas de contenido erotico

    ResponderEliminar
  4. Fuimos un amigo y yo y tuvimos sexo oral fue una experiencia bonita

    ResponderEliminar